Poliuretano rígido para aislación térmica.

  Consiste en realizar una mezcla, que habitualmente se efectúa con una maquinaria específica, de dos componentes líquidos a temperatura ambiente, Poliol e Isocianato, produciendo una reacción química  exotérmica.

  Esta reacción química se caracteriza por la formación de enlaces entre el Poliol y el Isocianato, consiguiendo una estructura sólida, uniforme y muy resistente. Y además, el calor que desprende la reacción, puede utilizarse para evaporar un agente hinchante que rellena las celdillas que se forman. Asi, se obtiene un producto sólido, que posee una estructura celular, con un volumen muy superior al que ocupaban los productos líquidos.

    En la espuma rígida de poliuretano para el aislamiento térmico, los componentes están diseñados para conseguir una estructura ligera, rígida y de celdas cerradas. Éstas encierran en su interior el agente expandente que, al estar inmóvil, otorga unas características de aislamiento térmico muy superiores a los de otros materiales, que encierran en su interior otros productos (aire, anhídrido carbónico, etc.).

    La espuma rígida de poliuretano para aislamiento térmico, se caracteriza fundamentalmente por su bajo coeficiente

l  ( w/m ºC).